Contabilidad de Gestión de la empresa

¿Qué es la contabilidad de gestión?

La contabilidad de gestión la podemos definir como aquella parte de la contabilidad que se encarga del cálculo de los costes de los productos fabricados por la empresa, así como del suministro de información relevante a los usuarios internos que sirva de apoyo a la toma de decisiones y facilite el proceso de planificación.

Objetivos de la contabilidad de gestión 

Podemos identificar tres objetivos principales:

  • El origen de la contabilidad de gestión se encuentra en el cálculo de costes.
  • Debe de servir de apoyo a la toma de decisiones por parte de los usuarios internos de la empresa. Debido a que al analizar los costes de cada uno de los procesos se puede observar cuales son los puntos que se pueden mejorar o los puntos en los que se pueden reducir los costes, para así hacer un proceso más eficiente y rentable. 
  • Debe facilitar el proceso de planificación y control puesto que al realizar un seguimiento y control periódico de los costes podemos detectar duplicidad, detectar errores… 

Características de la contabilidad de gestión:

  • Emite informes contables que van orientados hacia los usuarios internos de la empresa.
  • La información que contiene, las normas de elaboración y la prioridad son definidos por la propia empresa en función de las necesidades de información que tengan los usuarios internos. 
  • La contabilidad de gestión no es obligatoria realizarla, la empresa decide si le interesa o no tenerla, así como su nivel de desarrollo.
  • La información al no estar regulada no tiene una serie de características a seguir, pero tiene algunas características deseables que son: La información debe de ser relevante para que los diferentes usuarios internos puedan afrontar las situaciones que se les planteen; debe estar disponible cuando se necesite, anticipándose la oportunidad de la información a su exactitud y por último, al no seguir unas normas, imposibilita el poder comparar la información entre diferentes empresas ya que el contenido y las formas son definidos por cada organización.

Ventajas de la contabilidad de gestión

A menudo se tiende a pensar que la contabilidad de gestión al no ser obligatoria aporta poco beneficio a la empresa pero eso no es así, algunos de las ventajas que presenta son:

  • Ayuda a obtener información financiera y no financiera y la clasifica, ordena y presenta para así ayudar en la toma de decisiones.
  • Mejora la gestión de los costes ya que tenemos una visión más amplia de cada uno de los gastos.
  • Otra de las ventajas que presenta es que favorece el cálculo de la rentabilidad, ya que al ordenar los gastos permite una mejor atribución de los gastos por departamento o proyecto.

¿Es importante una contabilidad de gestión en las pequeñas empresas?

Aunque a menudo se piensa que no es necesario utilizar la contabilidad de gestión para una pequeña empresa, es muy beneficiosa para esta. La contabilidad de gestión ayuda a ser más eficiente y competitivo debido a que puede adaptarse con mayor facilidad a los cambios que se producen en el entorno, además la información es poder para la gestión de cualquier empresa sin tener en cuenta su tamaño.

Contabilidad de gestión vs contabilidad de coste

Normalmente, la gente piensa que la contabilidad de gestión y la contabilidad de coste son sinónimos, pero no es así. La contabilidad de coste es una parte de la contabilidad de gestión y se centra principalmente en aspectos cuantitativos, mientras que la contabilidad de gestión utiliza aspectatos cuantitativos y cualitativos.

La contabilidad de coste recopila, clasifica, registra, verifica y analiza la información relacionada con los costes involucrados en las operaciones y procesos de producción de una organización. 

En la contabilidad de coste, los costes de los productos los podemos clasificar en directos e indirectos. Los costes directos son aquellos que podemos identificar claramente con un determinado producto; por ejemplo, si una empresa se dedica a la fabricación de mesas y sillas, probablemente se conozca la cantidad de madera que se ha empleado en la fabricación de cada silla y cada mesa. Por otro lado, nos encontramos con los costes indirectos que son aquellos en los que no podemos relacionarlos claramente con un determinado producto y por lo tanto es necesario utilizar algún sistema de reparto. Siguiendo con el ejemplo anterior, es mucho más difícil identificar que parte de los costes de electricidad van relacionado con las sillas o con las mesas.