Cómo solicitar una licencia de apertura

Si te has dado de alta como autónomo o como Sociedad limitada (S.L.) para poder ofrecer tus servicios a través de un local físico, has de saber que si tu actividad se encuentra dentro del grupo de las actividades calificadas (hostelería, ocio nocturno, actividades industriales, etc.) has de solicitar la denominada licencia de apertura o licencia de actividad.

Puesto que este trámite no te lo puede hacer una asesoría, sino que lo tiene que hacer uno mismo, seguro que la siguiente información te resulta útil. Por tanto, a continuación, vamos a explicar cómo se solicita una licencia de apertura, los requisitos que hay que cumplir y los datos importantes que hay que saber acerca de este trámite.

¿Qué es la licencia de apertura y actividad?

La licencia de apertura es una licencia municipal que ha de tener cualquier local, nave u oficina que quiera ejercer algún tipo de actividad, ya sea comercial, industrial o de servicios). En resumen, es un documento que acredita que tu local cumple con todos los requisitos necesarios para que puedas usarlo de cara al público.

Hay que señalar que la licencia no se concede al local, sino al dueño del negocio. Por tanto, cada vez que se cambie de actividad, dueño o de local, hay que volver a pedir la licencia.

¿Quién debe solicitar la licencia de apertura?

Tras las modificaciones de la ley en 2012, solo las actividades con locales de venta al público cuya superficie sea superior a los 300 metros cuadrados o perjudiciales al medio ambiente, patrimonio histórico, a la salud pública o seguridad deben pedir la licencia de apertura.

Por tanto, en caso de que tu local no cumpla con ninguno de estos requisitos, será suficiente con que realices una Declaración Responsable. Es más, si se trata de un traspaso de negocio, aunque esté dentro del grupo anterior, tampoco será necesaria la licencia de actividad y bastará con tener la Declaración Responsable, siempre y cuando no se hagan obras.

Tipos de licencia de apertura

Las licencias de apertura se dividen en dos tipos en función del daño, riesgo o molestia que tu actividad cause:

  • Actividades inocuas: son aquellas que no generan molestias, daño público ni impacto medioambiental. Ejemplos: pequeñas tiendas de alimentación o ropa, agencias de viajes, inmobiliarias, etc.
  • Actividades calificadas: generan malestar, son peligrosas, nocivas y requieren de requisitos especiales de sanidad, medioambiente o seguridad.

Como podemos observar, pedir una licencia de apertura para una actividad inocua es bastante sencillo y simple si lo comparamos con las actividades clasificadas que, dependiendo de la actividad, necesitará autorización de la comunidad de propietarios, así como cumplir bastantes más requisitos.

El informe técnico

Este punto es común tanto para las actividades inocuas como para las calificadas. Para obtener el informe técnico deberás contactar con un profesional (aparejador, arquitecto o ingeniero técnico acreditado) que redacte el documento con los planos del local. En caso de que tu actividad sea calificada, también has de pedir la realización de un proyecto más complejo con informe: industrial, urbanístico, jurídico, sanitario y medioambiental.

En cualesquiera que sea la actividad, hay que poner especial atención a los siguientes aspectos:

  • Ley de accesibilidad: garantiza el acceso a personas discapacitadas.
  • Licencia de obra: permite realizar obras y reformas en tu local.
  • Insonorización: para hostelería, centros de ocio y talleres.
  • Higiene y manipulación de alimentos: para negocios que utilicen y vendan alimentos.

Precio de la licencia de apertura

El precio se divide en dos partes:

  • Coste del informe técnico: variará en función del tipo de proyecto que sea y el precio de la empresa, por lo que puede oscilar entre los 500 y los 1.000 euros para actividades inocuas y un precio que puede llegar hasta los 11.000 euros para las actividades calificadas.
  • Tasas del ayuntamiento: depende de la relevancia del local en la calle, del tipo de actividad y de local, el Ayuntamiento tendrá diferentes tasas, aunque siempre son más altas para las actividades calificadas. Cuanto más transitada es la ciudad y la zona, más cara es.

Cómo solicitar una licencia de apertura

Pasos:

  1. Creación del informe y del proyecto técnico
  2. Visado del proyecto: se necesita un visado del Colegio Oficial del profesional o de la empresa para poder certificar el informe y el proyecto técnico.
  3. Pago de las tasas municipales
  4. Presentación de la solicitud de apertura: una vez pagadas las tasas y entregado el proyecto, debes ir a medioambinete o urbanismo con un resguardo de todos los documentos y solicitarla.

Actualmente, en el mejor de los casos pueden tardar entre 2 y 3 meses hasta que te contestan y te dan la solicitud, pudiéndose alargar hasta los 10-11 meses. No obstante, puedes empezar a trabajar aunque no tengas la licencia amparándote en el llamado “silencio administrativo”, siempre y cuando cumplas con todos los requisitos de tu actividad.